Posteado por: pcmf | septiembre 20, 2008

La educación en el Siglo de Oro.

 

 

 

EL BUEN

 PASTOR

(Bartolomé Murillo)

óleo sobre lienzo.

(123-101cm)

 

 

 

  

Cuando solemos hablar del siglo XVII en España tenemos siempre la imagen según la cual nos encontramos ante el “Siglo de oro” de la cultura española. Si bien esta idea puede aplicarse claramente a las producciones literarias y artisticas no es así para el resto de aspectos culturales, entre ellos la educación.

Hay que tener en cuenta que el própio origen de la palabra Barroco con el que suele denominarse esta época surge con un caracter peyorativo pués la percepción que se tenía en muchos aspectos de la cultura del XVII distaban de ser positivos.

En relación al “sistema educativo” que es lo que nos ocupa, este artículo pretende dar tan solo una pequeña visión general del panorama en el que se movían estudiantes y profesores a lo largo de esta centuria.

Para comenzar señalar que el número de estudiantes en todos los niveles educativos disminuyó a lo largo del siglo XVII. Los llamados “arbitristas”, tan denostados por Quevedo o Cervantes, autores de memoriales y proyectos encaminados a mejorar la producción económica española, se quejaban del excesivo número de estudiantes que poseía el reino.

Para ellos estos no eran más que brazos “inútiles” que nada aportaban a la sociedad.  Solían ser especialmente blanco de su ira los hijos de artesanos y campesinos. Pués consideraban que el acceso de estos a la educación solo perjudicaba la marcha del país.

Como dato señalar que una reforma en Castilla en 1623 se propuso como tarea fundamental el reducir el número de poblaciones que contaran con establecimientos de lo que hoy llamariamos “enseñanza secundaria”.

La nobleza solía estudiar en casa bajo la supervisión de los ayos, mientras que los municipios intentaban mantener a maestros que enseñaran a los críos las primeras letras. Se sabe de la existencia de cofradías de profesores que bajo la advocación de San Casiano agrupaban gremios de maestros.

Pero la enseñanza se encontraba fundamentalmente en manos religiosas. Los franciscanos se dedicaban  a la enseñanza elemental al igual que los escolapios. Pero quienes consiguieron un rotundo éxito en la tarea de controlar la educación en España fue la Compañía de Jesús.

Los jesuitas instauraron un sistema denominado “seminarios de nobles” donde se dedicaron a formar a las élites de la aristocracia en tareas de gobierno y en los usos sociales que debían mantener los nobles. Por esta motivo fundó Olivares en 1625 el “Colegio Imperial”, dedicado a la formación de élites.

En cuanto a la universidad, el siglo XVII español significó un enorme retroceso en cuanto a la investigación y el estudio. Se produjo un enorme aumento de facultades dedicadas al derecho (tanto civil como canónico) mientras los estudios de medicina sufrían un claro retroceso.

Junto con todo esto las intrigas a la hora de elegir catedráticos obligaron al Consejo Real a ser el encargado de elegirlos. Lo cual acentuó por un lado los nombramientos “políticos” y por otro introdujo de manera significativa a la Iglesia en la universidad con la creación de cátedras específicas para ordenes religiosas. destacando en este sentido los jesuitas y los dominícos.

Además se producía un alto nivel de absentismo por parte del profesorado lo que dificultaba el buen funcionamiento de clases e investigaciones.

En definitiva lo que se trata de mostrar es como la España del siglo XVII posee una enorme contradición en cuanto a su nivel cultural y como los signos de su decadencia no se centran tan solo en aspectos políticos sino que se trasladan a lo educativo, dificultando la creación de elementos preparados para dirigir una maquinaria imperial en perpetua crisis.


Responses

  1. Interesante post, ya que es muy difícil encontrar datos sobre el particular. Pero me gustaría conocer las fuentes de estas afirmaciones.

  2. Le agradezco Francisco su participación. las fuentes no las suelo citar por falta de espacio pero si desea profundizar en el tema una primera aproximación la puede tener en ” Manual de Historia Moderna” de Pere Molás editado por Espasa-Calpe, o si quiere profundizar más ,Richard L Kagan “Universidad y sociedad en la España Moderna”. También Marginación y educación: historia de la educación social en la España moderna y contemporánea” Felix Santolaria Sierra y en internet puede acceder a fragmentos de ” Los moldes de Pygmalión” de María Teresa Cacho en “Breve Historia feminista de la Literatura española”.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: