Posteado por: pcmf | octubre 3, 2008

El inicio del valimiento en la España del XVII.

 

 Si el gobernador sale rico de su gobierno, dicen de él que ha sido un ladrón; y si sale pobre, que ha sido para poco.”

( CERVANTES, DON QUIJOTE DE LA MANCHA)

 

 

 BARTOLOMÉ GONZALEZ. FELIPE III,SEDENTE. (museo del Prado)

El reinado de Felipe III suele ser considerado generalmente como el comienzo de la decadencia del dominio español del mundo.

Esta afirmación viene precedida de una doble perspectiva.En el plano económico se pasa de una relativa expansión económica a una acentuada crisis. Desde el punto de vista político Felipe III es considerado como el primero de los Austrias menores de la monarquía hispánica. Es decir el primero de los reyes con los que España comienza a perder influencia.

Felipe III tenía 20 años cuando comenzó a reinar. Carecía del ardor guerrero de su abuelo y la capacidad de trabajo de su padre. Con este último además poseía el problema de una gran diferencia generacional. El nuevo rey poseía un carácter cortesano y poco afecto a las tareas de gobierno.

De esta forma con Felipe III se inagura la figura del Valido. Cargo sin ninguna atribución concreta pero que ejercía en nombre del rey un férreo control sobre las tareas de gobierno.

En este fenómeno del favorito del rey se ha querido ver su surgimiento en la falta de interés y preocupación del rey por la administración de sus estados. Pero lo cierto es que la continua complejidad de la burocracia estatal obligó a los reyes en esta etapa de control político a descargar el grueso de las decisiones de sus hombros.

La caracteristica fundamental del fenómeno es que este no solo aglutina poder sino influencias. El tráfico de cargos por parte del valido es un elemento esencial del ejercicio de su poder.Esto le permite granjearse una camarilla fiel pero a la vez hace que surjan numerosos enemigos que tratarán de quebrar la confianza del rey en su ministro.

El primer valido que tuvo el rey Felipe III fue Francisco de Sandoval y Rojas, elevado por el rey a Duque de Lerma. El juicio histórico y político sobre este personaje suele ser muy negativo. Se le acusó de desplazar a los competentes servidores de Felipe II de los cargos del estado y de disponer a su antojo de los puestos importantes para distribuirlos entre su familia.

Si bien la posición del Duque de Lerma se mantuvo firme durante el reinado de Felipe III. Hasta el punto que el rey ordenó que la firma de su valido tuviera el mismo valor que la suya própia. Pero con el paso de los años los continuos escandalos obligaron a Lerma a retirarse de la primera linea y dar paso a su hijo el Duque de Uceda.

Solo la muerte del rey pudo acabar con el poder de esta familia en la corte de España. Mostrando que se trataba más de un linaje político que el personalismo de una persona.

En definitiva la figura del Valido más que ser una persona que se aprovechaba de la debilidad y pereza de un rey, era expresión de una nueva forma de hacer política y canalizar las diferentes sensibilidades de la corte en una época donde las ideas políticas del control total de los reyes eran dificiles de llevar a cabo a causa del aumento de la burocracia y complejidad estatal.

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: