Posteado por: pcmf | diciembre 29, 2008

De Sófocles a Carvalho. El origen de la novela policiaca (I)

 Para algunos el desacertado encuentro de Layo rey de Tebas con Edipo no solo dió lugar a que Freud pudiera dar nombre a una de sus teorías psicoanalíticas sino que además puso en funcionamiento todo un género literario que a día de hoy goza de excelente salud. La novela policiaca

Otros creen que el honor del precursor se le debe atribuir a Walpole con su “ El castillo de Otranto”  que dió comienzo a lo gótico en literatura. Si queremos hilar más fino aún podemos situar su concepción en Mary Shelley y su “Moderno Prometeo” .Pero preferimos en lugar de seguir los juegos borgianos que convierten la literatura en vida ser mucho más canónicos y considerar a Edgar Allan Poe el padre de la novela policiaca. Aunque no nos resistimos a añadir nuestro nombre particular Victor Hugo y “Los Miserables”.

Estos dos últimos autores poseen en común si seguimos los estudios al respecto,que se basaron para los protagonistas de sus historias en un personaje real. Eugene FranÇois Vidocq. Quién poseyó una vida colmada de acontecmientos pasando de la delincuencia a ser fundador de la policía de París la Sureté.

Pero lo más lógico y natural no es poner el acento en un solo autor para dar origen a un género literario sino que debemos estudiar las estructuras que hicieron posible el fenómeno. Es decir olvidar la idea de que una genialidad lo creó y centrarnos como buenos detectives en  acontecimientos que ayuden a explicar su génesis.

En este sentido la llegada de la modernidad con los nuevos procesos industrializadores, que traen la renovación de las ciudades. La aparición de los barrios obreros y el aumento de población. Una confianza ilimitada en las posibilidades del análisis y la razón para resolver dudas, un auge importante de la prensa y los relatos por parte de un público ávido de historias, pueden ser elementos clave de le generación del proceso.

Fue Walter Benjamín quién definió la novela policiaca como” una consecuencia inevitable de la vida del hombre en las grandes ciudades”, donde la busqueda de un orden racional y armónico se convierte en casi una obsesión ante el proceso deshumanizador que sufre el ser humano en esa nueva sociedad industrial.

Por ello el argumento de estos relatos policiacos poseen una estructura cerrada . Un crimen extraño, busqueda de pruebas racionales, elección de sospechosos, descarte de todos hasta que queda el culpable y explicación del crimen tanto en sus realización,que le corresponde al detective como a los motivos que la realiza el culpable.

De este esquema surgen todos los grandes detectives de esta época ( Dupin, Holmes, Poirot) . Señores educados y cultivados que pretenden oponer a la sinrazón del crimen la sagacidad que el orden establecido propone. Marcando una clara superioridad de la nueva civilización que se impone al desbarajuste de la irracionalidad.   

( Continuará).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: