Posteado por: pcmf | enero 23, 2009

La distopía realizada.

 1680 Mary Bradbury fue condenada a la hoguera por supuesta brujeria. En 1934 Hitler condena al fuego las obras de Einstein, Bretcht y Kafka entre otras por antigermanas. A comienzos de los años cincuenta un policía detiene a un joven por la calle sospechoso de pasear. Todos estos datos inconexos entre sí pero llenos de un sentido casi profético servirán para que en 1953 la imprenta produzca una de las obras más inquietantes y frescas que se hayan escrito sobre libros. Nos referimos a Fahrenheit 451.

Nueve dolares y una máquina de escribir alquilada le sirvieron a un escritor sin éxito ni apenas formación dar el salto a la galería de ilustres con esta novela. hablamos de Ray Bradbury.

Nacido en Illinois en 1920 e hijo de la Gran Depresión poseyó una formación autodidacta donde la pasión por la escritura y la lectura le llevaron al universo literario. En una época donde la sociedad norteamericana dormía el sueño de los justos protegida por un gobierno que amordazaba a todo lo que sonara diferente. Es el reinado Mc Carthista.

La novela cuenta la historia de una sociedad ideal donde la tecnología y la televisión dominan el mundo. Los bomberos ya no se dedican a apagar fuegos sino que queman libros por considerarlos subversivos. En este ambiente el protagonista Guy Mustang es un bombero que comienza a replantearse si el mundo en el que habita responde a la autentica realidad. De este modo se desliza por el peligroso mundo de la marginalidad pues comienza a cuestionar los valores establecidos.

Los libros se encuentran prohibidos en esa sociedad pues solo traen inseguridad y angustia a los humanos. Los gobiernos tratan de hacer la vida más facil a sus ciudadanos por ello han prohibido su existencia y queman todos los ejemplares que encuentran. leer se convierte en un acto antisocial y subversivo que debe ser toalmente eliminado.

La única manera de conservar la cultura libresca es memorizar todo cuanto sea posible para poder imprimirlo un día y ese es el objetivo principal de los protagonistas.

La novela encuadra dentro de la distopía una ácida crítica a la sociedad de consumo. Donde la satisfacción y la autocomplacencia aparente esconde el triunfo de los totalitarismos que solo buscan uniformizar al ser humano.

La lectura de la misma valores intrinsecos y estilisticos a parte nos lleva a su amarga visión profética. Donde la cultura pasa de popular a sacralizada para apartarla del común de los mortales y por último es negada por conceder libertad al hombre, que tiene miedo de utilizarla. De este modo cierra un círculo que convierte en futíl todo lo que supone un esfuerzo de comprensión. Al terminar de leerla tenemos la angustiosa sensción que no estan imaginario lo que se cuenta . Hoy día quemamos libros con el fuego de la ignorancia.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: