Posteado por: pcmf | marzo 26, 2009

¿La maldición de Tecumseh?

Abraham Lincoln

“Cuan a menudo desde aquel sábado sombrío y empapado,mi corazón ha albergado el sueño,el deseo de dar a la muerte de Abraham Lincoln una reflexión y un recuerdo.”                                   ( Walt Whitman)

Si uno trata de dar hoy día una explicación medianamente racional al suceso que acabó con la vida de Abraham Lincoln lo primero con lo que se suele encontrar si busca sin demasiado esfuerzo por internet es la supuesta maldición que mienbros de la tribu de  los shawnee lanzaron contra los presidentes norteamericanos. Los creyentes consideran que esta maldición se cumplió hasta el asesinato de John F. Kennedy. Como vemos con el paso de los años acontecimientos que pueden tener una clara explicación racional,si es que el asesinato lo tiene, acaba convirtiendose en juego de especulaciones y conspiraciones.

Por ello la novela que vamos a reseñar a continuación posee un doble valor además de obra de arte. Por un lado es testimonio de la formación de la figura mítica de Lincoln y por otro es testigo incomodo de la convivencia de cierta sociedad crítica norteamericana con esa imagen. En este trayecto el encargado de poner de manifiesto estas contradicciones es el escritor Gore Vidal a través de su novela Lincoln, en la cual describe la vida de uno de los presidentes más conocidos de los Estados Unidos en el periodo de su mandato. Gore Vidal suele ser muy aclamado en ciertos niveles culturales europeos por alabarsele su capacidad de resultar incomodo en su país por sus críticas a ciertas actuaciones de su gobierno. Esta novela puede ser a simple vista un ejemplo de esta situación. Pero un lectura más profunda de la misma nos enseña que dentro de un proyecto más amplio que se observan en novelas como Burr,1876 o Imperio, Gore trata de mostrar los mecanismos usados por Estados Unidos para ser potencia mundial.

Destaquemos el magnifico inicio donde un presidente electo apenas conocido,vencedor en las elecciones por sorpresa llega a una ciudad de Washintong donde apenas es esperado por nadie en la estación de tren pues se sospecha que hay una conspiración para asesinarlo. Su llegada carece de la grandeza que se le presupone que debe tener un presidente norteamericano. Es precisamente en esta desmitificación de la figura presidencial donde el autor nos convence. En ningún momento desea exponer sus puntos de vista, no suena a discurso moral sino que junto con una Casa Blanca casi en ruinas,llena de gente que pide un empleo, recuerda que los comienzos de los Estados Unidos en la escena mundial fueron complejos, alejados de la prepotencia que en Europa se le presupone hoy día.

Junto con la descripción del contexto físico en el que se mueve el presidente. Una capital que parece más un villorio maloliente que el futuro centro del poder mundial. Hay otros dos elementos a destacar. Por un lado la Historia, la Guerra de Secesión que vemos en la novela por lo que nos cuentan. No hay descrpción de batallas, apenas aparecen veteranos, es una guerra por un supuesto fin moral, la abolición de la esclavitud, pero que aparece envuelta en las intrigas por lograr el poder. Generales que no atacan cuando deben, congresistas que tratan minar la labor de Lincoln y en todo momento la esclavitud aparece como un elemento más pero ya no el único de la guerra.

El otro aspecto es la figura del presidente. Al principio carece de vida própia lo conocemos por lo que de el piensan los que le rodean. Es un hombre continuamente evaluado, por el que nadie apuesta. Unos lo tachan de jacobino abolicionista y otros de tibio e irresoluto. Es un presidente en una doble encrucijada. Debe ganar dos guerras. La militar al Sur y la política a sus compañeros republicanos. Y de ambas sale victorioso porque poco a poco su figura se agranda toma matices própios y muestra su valía como político y como jefe de estado. Pero dentro de una linea posibilista encaminada a volver a reunificar un país dividido.

Y cuando parece que lo ha conseguido Jhon Wilkes Booth en un plan que incluía asesinar a más miembros del gobierno de los Estados Unidos acaba con la vida de Lincoln en el Teatro Ford el 15 de Abril de 1865. De esta manera los estadounidenses alcanzan la mayoría de edad y se rompe el sueño americano por primera vez. El resto ya es solo Historia y la verdad queda difuminada por la leyenda,maldiciones y conspiraciones.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: