Posteado por: pcmf | enero 4, 2011

Algunas recetas para interpretar el mundo.

En tiempos de confusión en los que vivimos ,donde “la vorágine “de los cambios son tan acentuados que apenas los percibimos como una leve brisa que nos acaricia la nariz . Son necesarias ciertas recetas para evitar el abotargamiento del cerebro,tratando de escarbar aunque sean a “dentelladas secas y calientes” como decía el poeta,esa fina corteza que es la realidad. Aunque  algunos,los que mandan, nos la enseñen como inevitable. Posiblemente estas humildes observaciones puedan resultar algo indigestas a algunos. No se preocupen ese es el objetivo,aunque no tengamos más mérito que el de compilar ideas de otros.

Para empezar recuperar la utopía. pero en el sentido que el filósofo E.Bloch le concedía. Búsqueda individual del pensamiento. El hombre que debe concebirse a sí mismo. De este modo se arranca a los tenaces agoreros de lo establecido el patrimonio cognoscitivo sobre las utopías no reveladas por un mesías.

Luego dialoguemos con ese estado que debe surgir a través de lo personal utópico. El filósofo mejicano Enrique Dussel, ha señalado en más de una ocasión que el estado no detenta el monopolio del poder sino de la violencia .la sociedad es la que a través de la elección de representantes delega ese poder. Nada de utópicas democracias directas sino fiscalizar a los elegidos padres de la patria. Pero sin olvidar que si bien no tienen el patrimonio del poder lo tienen de la violencia.

Por ello debemos estar atentos a los ataques a nuestro intelecto, pues muchas son las formas de violencia. John Holloway señala que una buena manera de defenderse de los ataques es a través del grito. Primera forma de rebelarse contra el sistema opresor. por ello no debemos tener miedo a gritar primer paso par cambiar situaciones. lo siguiente es abandonar el “poder sobre”  que es el  imperante en estos sistemas actuales de  coerción por el” poder hacer”que debe ser el que caracterice la nueva sociedad.

Para acabar si nada de esto es posible ni está a nuestro alcance siempre nos quedarán los viajes ucrónicos a pasados,presentes y futuros alternativos donde la realidad puede ser como nos venga en gana.

 

 


Responses

  1. LA ENANTIODROMÍA HERACLITEANA.
    Ante todo, perdón por el título.
    Cuando uno atisba un hormiguero puede contemplar en ese caos organizado, cómo cada cual cumple la función que le atañe, casi genéticamente impuesta, y lo hace hasta la muerte. Si en ese proceso algún individuo rompe mínimamente el orden, es abatido por sus congéneres defensoras de la estabilidad del sistema. Todo es puro orden, pero es que la neurosis no existe en esta parte del mundo animal invertebrado.
    El Ser Humano se concibe a sí mismo y a todo aquello que le rodea desde él mismo, como decía Ortega –yo soy yo y mis circunstancias-, y es por ello que siete mil millones de personas tienen siete mil millones de visiones. Aquí nace el problema: para unos el jardín del Edén tiene manzanos, para otros, parras, también plataneras, y para la cuarta parte de la población mundial y mental, lichis.
    A Jung todo este asunto le producía libros y le motivaba a introducirse en el inconsciente más arraigado, el personal- colectivo. Es por ello que hablaba de la ridícula divinización de uno mismo (o todo lo contrario, la demonización, que para el caso es lo mismo) y el continuo enfrentamiento de nuestros egos; y como esta deificación racionalista nos ha llevado a ser “diosecillos de cráneos de gruesas paredes y corazones fríos”. Y en este proceso neurótico descubrimos que hay algo superior en nosotros mismos (llamémoslo alma –según Platón-, el Ba, ka, ib, ren o sheut de los egipcios, o el vientre, según San Pablo), por lo que se hace necesario fraguar una idea divina alejada de algo creado a tal efecto, mediocre, vano e insustancial, ya que, como bien dice Jung, el Hombre jamás ha sido, ni es, ni será un ser solamente racional.
    Descubierto este caos ordenado, en donde se mezcla lo racional y lo irracional, esta enantiodromía heracliteana nos lleva a descubrir que todo lo que hacemos en un sentido nos lleva a lo contrario, principio psicológico por excelencia. Algo que retrata Shakespeare en Hamlet (ser y no ser a la vez) y que Maquiavelo subraya en su obra, justificándolo. Yin-yang que relativiza el absoluto uniforme y que acaba con un maniqueísmo inocente de nuestra sociedad, inherente en el último estadio evolutivo de los estados capitalistas occidentales, en donde se ha comenzado a sembrar la idea de un clasismo socio-genético que me aterroriza.
    El estado social del bienestar sólo puede ser producido por y para las gentes que padecieron un estado injusto y clasista, ya que comprenden la necesidad de su conservación y cuidado, y por ello de la democracia que lo sustente. Las generaciones que han crecido en la vida muelle del estado paternalista que ofrece todo a cambio de nada, se comen ese estado liberal democrático y digieren fascismos neoclasistas, dándole alegremente el poder y la razón a los manipuladores de la guerra, que nos regalan el oído con cantos de sirena.
    Si alguien quiere conocer el futuro, solamente tiene que fijarse en el destino hacia donde nos llevan los tiempos e invertirlo. ¿Parece que vamos hacia la democracia mundial o global?… démosle la vuelta al término y tendremos, como en los crucigramas de las revistas antiguas, la respuesta correcta. No es predicción, es lógica. Y si no, fíjense en algunos de los últimos premios nobel de la Paz, quien no defendía guerras justas, las había organizado o se dedicaba a meter miedo al mundo para sacar provecho económico: Obama, Al Gore, El Organismo Internacional de la Energía Atómica, Kim Dae Jung, Arafat, Kissinger…
    A propósito de la enantiodromía, Jung decía que los pocos que pueden escapar a ella lo hacen gracias a que la aceptan como una parte diferente de uno mismo, ya que si no, al reprimirla, se retroalimentaría destruyéndonos. Así pues, aprendamos a reconocer lo que deseamos y lo que nos sugieren que es nuestro deseo, lo que somos y lo que nos negamos a reconocer que somos. Nuestro corazón funciona en blanco y negro y late con un sonido parecido al yin – yang, y eso no es una metáfora.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: