Posteado por: pcmf | junio 27, 2011

La educación sentimental de un espía.

Hay novelas que te atrapan,otras te rechazan. Libros que se te caen de las manos y otros por los que matarías si alguien intentase arrebatártelos minetras los lees.

También existe esa rara categoría de obras que permanecen en nuestro purgatorio intelectual esperando a que nuestro estado de ánimo decida que hacer con ellas. Este es el caso que me ocupa con ” El fantasma de Harlot” de Norman Mailer.

Cuando uno decide leer a un novelista americano de prestigio debe ir preparado para un largo muy largo viaje. Normalmente el destino suele ser la profunda psique del pueblo norteamericano y su desesperante falta de autocrítica ante los horrores que siembran por el mundo.

Se trata de contarnos el génesis del fin del sueño americano y su transformación en una pesadilla mundial. Sin querer ser dramático, naturalmente cada autor disfraza o reviste con la metáfora correspondiente su ideario.

En su caso, Mailer nos narra el proceso a través de la vida de un espía de la CIA, llamado Harry Hubbard. Con una mezcla de géneros narrativos que incluyen desde la narración en primera persona al género epistolar asistimos a la formación del espíritu americano de este.

Problemas con el sexo desde la virginidad a las dudas sobre su condición sexual,  complejos de inferioridad con respecto al padre,  pasando por los detectores de mentiras de la CIA , un triangulo amoroso donde su mentor Harlot y su mujer poseen un papel central y por último las formas de actuar de la agencia desde los años cincuenta tratan de dibujar el panorama estadounidense durante la guerra fría.

El argumento visto así puede pasar por una novela de espías con problemas existenciales a lo Le Carré. Pero más bien es el catalogo aburrido de la manera de trabajar de un agente de la CÍA. La cantidad de personajes que el protagonista conoce tanto rusos, sudamericanos, estadounidenses solo añaden páginas a la obra.

Por otro lado puede tratarse de una obra maestra sin precedentes donde una atrofia espiritual ha impedido a quién escribe acercarse a su belleza. En fin ,lo dicho purgatorio intelectual y que otros decidan.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: