Posteado por: pcmf | julio 19, 2011

La diosa ambiente.

 

La naturaleza suscita inquietudes. Es bella, fecunda, nos sustenta o nos aterra.  Puede propagar la muerte: es la dama  apocalíptica, como Némesis o Hécate.

La idea de la naturaleza como gobierno maquinal insensible es, más alentadora; nos da sensación  poder y fortalece felizmente la fe de que nos hemos realzado por encima de pensamientos animistas. Gea aterra menos si es posible dominarla como  magia o metáfora. Los efectos de esta idea  son apocalípticos. Gea maniobra a nivel integral.  Los arcaicos terrores regresan.

 Aunque el asedio de la naturaleza para el adecuado  avance humano es el pensamiento representativo de la modernidad, la idea  de la naturaleza como Madre aún reincide en nuestra respuesta a las crisis ambientales.

Las palabras mismas correspondientes a “naturaleza” en los idiomas europeos son femeninas: phusis en griego, natura en latín, la nature en francés, die Natur en alemán. La palabra latina natura significa literalmente “nacimiento”.

  La naturaleza es la potencia innovadora y organizadora del cosmos, el origen de todos sus portentos.  La  Gran Madre, es el germen  de toda vida. En las teologías primitivas, posee muchos aspectos. Era la fuente de todo lo creado. Nombres e imágenes conforman un tejido de relaciones donde se entretejen lo masculino y femenino.

 La idea maternal se asocia con la cueva. Desde las pinturas rupestres de la antigüedad, pasando por el mito de la caverna de Platón, los cultos mitraicos en Roma. Penetrar en la cueva y salir de ella era como morir y renacer. De esta forma se alimenta el subconsciente colectivo con imágenes del inframundo donde la muerte y la resurrección tienen su dominio.

Otros prefieren obviar las connotaciones sexuales y considerar la naturaleza como materia inanimada. Los siglos XVII y XVIII alumbran la concepción de un Dios diseñador de la máquinaria de la naturaleza aunque inconscientemente continúan asumiendo una visión antropocéntrica de la misma. Este modelo de hombre tecnológico continúa en la actualidad.

Ambas concepciones buscan en la metáfora el asumir las ideas que en todas las culturas sobresale ,la imagen de la naturaleza como madre. La tierra sagrada fuente de vida y receptora en la muerte.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: