Posteado por: pcmf | agosto 2, 2011

Infecciones psíquicas.

“Desde siempre la  incógnita de lo por venir ha inquietado a la humanidad. Suele ser principalmente en etapas confusas cuando volvemos la mirada hacia la esperanza o el Apocalipsis. Ahora que ya nos encontramos inmersos en el segundo milenio las visiones sobre hecatombes y destrucción no han sido superadas. Vivimos hoy en una época donde las tinieblas espirituales y morales son más densas que nunca.Quienes gobiernan no se toman a la ligera esta amenaza. El culto al sistema democrático y de derecho comienza a desquebrajarse bajo el miedo al avance de minorías rebeldes que postulan una supuesta destrucción del sistema que ha dado siglos de prosperidad.  

Algunos tratan de emplear la razón en medio de la vorágine de aullidos alarmistas pero o sufren el desprecio de lo invisible o se les acusa de tibios.La argumentación razonada sólo es factible y fecunda mientras la carga emocional de una situación dada no rebase un determinado punto crítico. Cuanto la temperatura afectiva excede de dicho punto, la razón se torna inoperante y cede el paso al slogan y al anhelo quimérico, esto es, a una suerte de estado obsesivo colectivo, el cual, conforme se va acentuando, degenera en epidemia psíquica.

En este estado llegan a imponerse, entonces, los elementos que bajo el imperio de la razón llevan una existencia tan sólo tolerada, por asocialesLo quimérico, irracional y fanático adquiere el rasgo de enfermedad colectiva altamente infecciosa pues los hombres carecen de las herramientas para defenderse.

Se confunde el “conocimiento de sí mismo” con el conocimiento que tiene uno de su yo consciente. Quien tiene conciencia de su yo da por sobreentendido que se conoce. Sin embargo, ello es que el yo sólo conoce sus propios contenidos, ignorando en cambio lo inconsciente y sus contenidos.Suele ser la realidad social lo que las personas emplean como termómetro para medir su cordura y conciencia. La familia, el trabajo, las relaciones amistosas o amorosas explican la presencia de nuestro yo tal como creemos que es. Revelando una personalidad con la que no siempre estamos de acuerdo.

He aquí una vasta esfera de lo inconsciente que se halla al margen de la crítica y control de la conciencia y en la cual estamos a merced de toda clase de influencias y de infecciones psíquicas. El principal problema radica en que mientras tratamos de reafirmar nuestra individualidad dentro del contexto social que nos identifica, la identidad que surge es producto de teorías antropológicas, psicológicas e históricas. Tratamos de desasirnos en la estructura consciente de nuestro pensamiento sin intuir que es en plano inconsciente donde estas estructuras dominantes actúan.

Por ello es necesario en los tiempos actuales tanto evitar claudicar de nuestra individualidad en aras de la seguridad como pretender ser definidos a través de teorías o hipótesis que pretendan el control de nuestra personalidad basados en mensajes oraculares que ataquen nuestro inconsciente.”

                                 R.L ” Pensamientos epicureos”.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: