Posteado por: pcmf | noviembre 4, 2014

Una narración enclaustrada.

La narración enclaustrada en la novela río. Con una cosmovisión que se encierra en si misma. Un tiempo lineal que nos lleva a los lectores por el trillado camino de la opción subjetiva del narrador.

La homogeneidad granítica que ofrece la novela oculta bajo una apariencia de solidez los tópicos de la novela americana actual, heredera de las novelas ideas decimonónicas. Contar todo lo que quiere contar y llevarnos hacia una empatía desdibujada de opciones a elegir.

Estructura centrada en un juego de analogías y paralelismos que tratan de ilustrar metafóricamente a las clases altas cultivadas de Nueva York durante varias décadas. Procura que lo intelectual se inserte en lo cotidiano. Donde el proceso creativo expresa u oculta canales de comunicación.

Webber planea como el fantasma vengador de Elsinor, esa ética de huida hacia el trabajo que define el abismo concentrado de nuestra personalidad.

El protagonista cuenta en definitiva su historia bajo una neblina de incomprensión como la que oculta sus castigados ojos. Descripción casi fotográfica de obras de arte que tratan de dar sentido al espacio que se construye en la fábula.

Sobre los personajes decir que dan la sensación de ser más planos de lo que aparentan, su mundo académico y artístico está expresado con un estilo de niños aplicados.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: